dilluns, 21 de juliol de 2008

Cómo sobrevivir en una Empresa (IV)

A modo de colofón
Quien haya seguido la serie de posts dedicados a la empresa y no me conozca pensará que soy un auténtico elemento. No es así. Es todo pura ironía para destruir el sistema. Pero ¡Quién sabe!

Aprendiendo a despedir al personal
A continuación se muestran conversaciones ejemplo con la finalidad de desprenderse de empleados parásitos que no queremos en nuestra organización pero sin que tengamos remordimientos de conciencia. Eso en el supuesto de que tengamos conciencia.

Téngase en cuenta que según el país o la legislación aplicable tendremos un breve monólogo con reprimenda incluída en vez de una verdadersa plática.

Ejemplos

JEFE: Usted siempre ha dicho que en nuestra empresa se sentía prisionero. Bien He tomado medidas. A partir de hoy usted tendrá la libertad que quiera. ¡Le he despedido!



JEFE: ¿Usted se acuerda cuando era joven y todo lo que acometía era improvisación e innovación?
EMPLEADO: Sí (con intención de alargarse)
JEFE: Pues bien (cortando en seco), va a volver a sentirse joven de nuevo. ¡Le hemos despedido!




JEFE: Usted ha sido un hombre muy preciado en nuestra compañía. Cuando le contratamos le prometimos los mas altos puestos (mantener el tono grandilocuente y de homenaje). Y lo va a conseguir... (hacer una pausa y tomar aire) pero en otra empresa. Porque le hemos despedido (dar una amplia sonrisa y mírelo fíjamente, ver esa cara no tiene precio).



Y ahora un ejemplo ante un empleado verdaderamente incompetente:

JEFE: Su gestión al frente del departamento ha sido desastrosa. Pero está usted de suerte, no tendrá que dar explicaciones.
EMPLEADO: Uf (respira aliviado), ¡gracias! (inocente cree que lo peor ha pasado).
JEFE: ¡Le hemos despedido! (con firmeza y nievamente mirándole fíjamente, seguro no lo olividará nunca)

También hay para los directivos...
Aquí un ejemplo para ese empleado que se ha convertido en un verdadero mueble. Empezó siendo fan de la empresa y ahora todo está a cargo de la empresa, hasta la amante.

JEFE: Señor, usted siempre ha querido ser un hombre honrado y nuestra organización consicente de ello le va a ayudar a serlo: Le hemos despedido y por descontado que tendrá que devolver la casa, el coche, el móvil, el portátil, el home cinema y el importe del curso de Jóvenes Directivos. Así su conciencia se quedará tranquila (contemplar la cara que va a poner no tiene precio).

Y a todo un equipo de ventas que ya está gastado:
JEFE: Este curso de Alta Dirección al que hemos asistido en Hawaii ha sido muy provechoso para nuestra organización. Y gracias a la formación que se nos ha impartido, hemos podido calcular cuántos de ustedes vamos a despedir para poder pagarlo. ¡Gracias por su colaboración, entrega y sacrificio con la empresa!

El trabajo dignifica...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada