dimarts, 16 de desembre de 2008

Capitalismo Duro

Leo en un portal que antes se dedicaba a la cultura y a los escritores noveles, y que ahora, ya en decadencia, es un altavoz más de la radio de los obispos y de un periódico vomitivo: “Tolerancia cero a la crisis zapatera”. Mensajes así no son novedad en ese portal ya en franca decadencia. Están así desde 2004 cuando la economía iba viento en popa, o quizá desde unos años antes, cuando el presidente fue nombrado secretario general. También entonces la economía “iba bien”. Me recuerdan un periódico de la España más negra y hedionda en una época anterior a la Guerra Civil. Se llamaba “El Imparcial”. Si hay algo que achacar a este gobierno (y a los anteriores) es su falta de acción y no haber metido en cintura los precios de la vivienda. Porque nuestro principal problema, nuestra piedra en el zapato como país, no son las hipotecas a tres décadas, sino el importe de la hipoteca para pagar un nicho a un precio que no lo valía. Eso por un lado, y por otro, el tener una industria que excepto contadas excepciones, es “sustituible”. Pero eso ya lo explico más adelante.


ERE que ERE
Esta frase que la dijo, no recuerdo ahora quién, viene al pelo para Nissan, Sony y otras, que por una o varias razones reducen personal como quien limpia el polvo. Tampoco es nuevo pues en la época de vacas gordas HP, Valeo o Lear hicieron lo mismo. No menciono aquí a SEAT puesto que sus expedientes son temporales. NO, no es el fin, en todo caso es el fin de un sistema, de una manera de hacer las cosas. Queramos o no, quieran o no, los que sólo viven el día a día en ganancias de millones dólares, vamos hacia un mundo así:

  • Los automóviles serán eléctricos porque no habrá suficiente petróleo (y barato) para todos los vehículos
  • El transporte por tren volverá a ser importante porque los camiones eléctricos de gran tonelaje no estarán desarrollados
  • El transporte aéreo y marítimo se habrán reducido por su excesivo costo.
  • ...
Así en este panorama, la industria, volverá a sus orígenes en Europa y los Estados Unidos. Por muy barato que fabriquen en China no compensará dentro en unos años traer una mercancía hasta aquí. Y esto ya está pasando porque tenemos industria “sustituible”:

Nissan, Ford (en sus inicios en España), HP, etc. son multinacionales que vinieron aquí porque se les regaló el suelo, se les bonificó en impuestos a cambio de dar trabajo basura sustituible: mero ensamblado. Nada de diseño, nada de investigación y desarrollo, ni siquiera producción de piezas. Sólo mano de obra barata. Es lógico, en la mentalidad de estas firmas, que si los costos se disparan, y su margen se reduce, que se vayan a otro sitio. Lo han hecho y lo harán. Por eso no he incluído a SEAT que cuando fue vendida a Wolkswagen, fue bien vendida, pues conservó su centro de diseño. Por eso su ERE, es temporal, porque no traen piezas de fuera, sino que se diseñan y fabrican las piezas aquí. ¿Se dan cuenta de la diferencia?

En fin, espero que sean los últimos coletazos de la carcundia antes de fenecer en el sistema que también se muere. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

© Manel Aljama (maljama)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada