dimarts, 6 de gener de 2009

¿La nueva era?



Los astrólogos y otros augures creen que las eras astrológicas afectan la forma de pensar y a los valores morales de la humanidad. La influencia de Acuario, según dicen, estaría ya empezando a notarse en aspectos como el desarrollo individual, social, cultural, científico y tecnológico y en la globalización acaecida durante el siglo XX. No se puede datar con certeza si ya estamos en esa era o sucederá dentro de unos siglos. A finales de los sesenta los hippies lanzaron las campanas al vuelo de que ya habíamos entrado en la Era de Acuario.

Hasta hace relativamente poco, el año 2000 estaba asociado (como lo estuvo el 1000) al fin del mundo. Nada más lejos de la realidad. Y por si fuera poco, la “profecía de los papas” no podía ser más prepotente, pues asociaba el final del papado con el de la humanidad. En la actualidad sólo quedan, según esa profecía, dos fosas disponibles en el cementerio de El Vaticano, una para el papa teutón, Benedicto XVI y otra más. En todo caso, el final del papado será el final de la vetusta, atrasada e incoherente iglesia católica apostólica de Roma. Por cierto, es fin del papado creo que se está demorando demasiado.

Aún hay más: Las profecías del calendario maya sitúan un fin y un principio de era para, si los cálculos son exactos, el ya cercano 2012. También se sabe que un asteroide bastante grande pasará cerca de la tierra en esas fechas. Tampoco será el fin.

Bueno, al grano. La crisis económica –o el robo a gran escala-, promovido por los ultraliberales defensores de Milton Friedman, ha hecho tocar fondo al sistema de liberalismo económico-no-pongas-límite-ni-trabas-a-la-circulación-de-capitales defendida por Milton Friedman y los economistas de la escuela de Chicago. Pues además de arrastrar empresas y bancos a nivel mundial, se llevará por delante países enteros. Y si no, al tiempo. Si alguien tiene dudas sobre esta crisis dejo al final de este artículo algunos enlaces.

Sea lo que sea, no es el fin del mundo. Pero sí que es el fin de un sistema. Habrá que agudizar el ingenio. Se tendrá que volver a las cosas que realmente tengan un valor. Las monedas tendrán que estar respaldadas por metales preciosos como el oro y plata. Y las operaciones de crédito se basarán en las garantías reales, tangibles y no las esperadas. La gasolina bajará de precio, pero por poco tiempo, puesto que es un combustible a extinguirse. Los combustibles basados en cereales están incrementando el precio de los alimentos básicos y sin duda arrastrarán a países pobres a tener más hambre.

El valor, el valor añadido será el símbolo de esta nueva era. Por ejemplo, si tomo un trozo de madera y una barra de grafito para transformarlos en un lápiz o una partida de lápices, estoy añadiendo valor a unos materiales informes. Es un ejemplo muy simple. Pero ilustrativo frente al yuppie con tirantes y traje de Armani que en la bolsa de Nueva York empobrece a la gente metiendo dinero productivo en compra de empresas que no dan beneficios sólo para quedarse su comisión por ser intermediario. Se entiende ¿No? Una cosa es producir, otra es especular o encarecer el precio –que no el valor- de los bienes y los servicios.

Otro elemento de la nueva era: la producción local. Si se encarece el combustible y por tanto el transporte, y además, China encarece su mano de obra, puede que no sea rentable ir a fabricar allí y tengamos que volver a fabricar aquí.

Y por último cualquier catástrofe no significa el fin de la especie humana sino una oportunidad para otras especies...


© Manel Aljama (maljama) enero de 2009

Para saber más (o indignarse):
Cómo Funciona la Bolsa
Todo lo que no sabes de la crisis
Capitalismo Duro
¿Dónde están ahora los neocon?
y consejos para capear la crisis en Crisis, what crisis?:
Si aún así no entienden de qué va esto: Leopoldo Abadía (La Crisis Ninja)

3 comentaris:

  1. Es decir, si no lo he entendido mal, hablas de economía productiva frente a economía especulativa. Bien, pero, pregunto, ¿se acabará la economía especulativa? Yo tengo mis dudas.

    ResponElimina
  2. Anónimo: Tienes razón, hablo de esas dos economías. Yo también tengo mis dudas pero al menos, durante una buena temporada los especuladores no estarán al frente de las principales economías. La lástima es que en los Estados Unidos -lo decía ayer un articulo en la prensa-, todavía no se han enterado de quienes son los causantes y promotores de este robo o estafa (las cosas claras) y no pasarán por una cárcel llena de presos comunes. Es lo que se merecen.

    ResponElimina
  3. Andrés: Gracias por tu acertado y agudo comentario, como casi todos. Me ha gustado eso de "Ya es el fin del mundo en el Corte Inglés".. Lástima, las ratas siempre sobreviven...

    ResponElimina