dijous, 19 de febrer de 2009

Egoístas Viscerales (despido libre)

Causalmente ayer en la barbería, la barbería literaria, se quejaba un pequeño empresario que tal vez, sea también un pequeño hombre (y no hablo de estatura) de que era necesario abaratar el despido. Se decía pues partidario del despido libre. Se quejaba que él no estaba dispuesto a tocar su patrimonio para desprenderse de media docena de sus 40 empleados.

Egoísta a corto plazo = falta de talento a largo plazo
Un auténtico espécimen que sirve de muestra. De manera egoísta y visceral, ve sólo una parte del todo. Porque en los países donde es más barato el despido, los salarios son en general más altos; pero lo más importante: en esos países un empresario que anhela deshacerse de uno de sus colaboradores sin darle más que el sueldo pendiente hasta el minuto antes del despido, no debe ignorar que el empleado puede hacer lo mismo diciéndole “que te den” y largarse en medio de la fabricación de un importantísimo pedido. Se podría trasladar a cualquier situación. Hay pues, aunque no lo parezca unas reglas de juego mutuas. Por eso, la visceralidad de este empresario me ha parecido la del antiguo cacique, que antes a caballo, ahora en Porsche Cayene, quiere reclutar cada mañana los trabajadores del día o de la mañana o la tarde, porque claro él no vive en un país sujeto a leyes. Vive mentalmente en la España del antiguo régimen.

Patrimonio... ¿de quién?
Es lícito sí, poner un negocio y con el margen amasar una fortuna. Es la ley del lucro. Bien. Pero el empresario (pequeño hombre) que no quiere usar “su” patrimonio para sanear ¿su negocio?, ha olvidado que esa fortuna está amasada con el esfuerzo extra de empleados leales en épocas difíciles con la esperanza de un premio en forma de más sueldo o un plus de antigüedad. Si todos pensamos así, llevémonos los rollos de papel higiénico...

No todo es sueldo
Aunque no lo parezca es cierto. Lo he citado creo más de una vez, una panificadora que invierte sumas y sumas de dinero en sistemas informáticos, cámaras de vigilancia, etc. para que sus empleadas no le sisen y no se queden las promociones para clientes... Con mis conocimientos y experiencia en administración y gestión empresarial, puedo afirmar sin pillarme los dedos, que subirles un poquito el sueldo y proporcionarles el pan diario a precio de coste le saldría más barato que todo lo que gasta y que que no invierte en medios de vigilancia.

Muchas empresas que no pueden pagar más sueldo, compensan a sus empleados cheques de restaurante, seguros o alquilan coches para empresa. Cuando hacen ese gasto rebajan el IVA y disminuyen el impuesto de sociedades = ganan más. Pero lo más importante es que contribuyen a mantener el comercio y compensan a sus empleados proporcionándoles un extra.

3 comentaris:

  1. Si algo bueno tiene la crisis es que se lleva a muchos empresarios como estos. Mientras creen que les sobra gente en sus empresas, ellos sobran en el sistema...

    Mal ejemplo:
    Cadena de distribución Día. Empleados mal pagados (400€), mal vestidos, desaseados, maleducados... Contratan por horas, semanas, meses. Si tienen problemas cierran la franquicia y listos. Una cajera y una cola interminable...

    Buen ejemplo:
    Mercadona. Empleados con sueldo decente de 1200€, presentables, positivos. Para afrontar la crisis han eliminado un 10% de sus 8000 referencias con el objetivo de mantener la plantilla y el nivel de calidad. Corte Inglés ha hecho lo mismo.

    El tiempo pone a cada uno en su sitio. Hecho de menos al viejo maestro y sabio de Kung Fu...

    ResponElimina
  2. Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  3. Gracias por tu atenta y acertada, como siempre, respuesta. Lo voy a simplificar. Un salón de peluquería con 2 empleados. Un día de mucho trabajo. Puedes delante del público largarlos con "despedio", así no se corta... Pero también, en igualdad, pueden dejarte tirado diciendo "nos vamos, estamos mal pagados" "a ver si limpias las tijeras de vez en cuando"... delante de la clientela...
    Efectivamente, si impone el despido libre no va a ser tan feliz como algunos picaruelos empresarios creen. Si no te dan indemnización y me quiero largar, pues no voy y ni llamo por teléfono...

    ResponElimina