dimecres, 18 de febrer de 2009

Nadie le dijo que NO

Esto no es un videojuego. Según declaraciones a la prensa del psicólogo forense que ha analizado al presunto asesino de Marta del Castillo, "tiene un 'yo' hipertrofiado e inatacable, con una reacción muy violenta, inmediata e impulsiva cuando se siente agredido".

Este sujeto, este ser vivo que espero que se pase en la cárcel el resto de sus días, merecía estar acompañado de sus progenitores pues es resultado del niño inmaduro al que nadie le dijo nunca "eso no se hace" o "eso está mal" y, sobretodo acrecentado con el ponerse de su parte, sea cual sea la circunstancia. Por si quien lea esto no está de acuerdo, que se lea el Decálogo para formar un delincuente.

Y por supuesto, creo que sigue vigente lo que dije mis comentarios de sobre los aseninos de la indigente del cajero o el asesino de la novia de Ripollet.

Creo que no será el único ni el último. Existe un actitud displecente en los más jóvenes. La generación que debería ser la más luchadora, revolucionaria y abierta es la menos imaginativa y la más radical. Son capaces de grabar sus escarceos sexuales en video que luego cuelgan como venganza en la red para descubrir más tarde que deben indemnizar a la afectada (casi siempre mujer) por esas grabaciones. Quien hace eso y que nadie le ha avisado que además de derechos hay obligaciones y respeto a los demás, es capaz de matar para después llorar como un chiquillo con "yo no quería".

3 comentaris:

  1. Reproduzco aquí un comentario a la noticia del diario Público


    Yo crecí en una familia desestructurada rodeado de violencia de todo tipo y afectó profundamente en mi psicología, y sin embargo (o quizá en consecuencia) detesto la violencia. Además no hay que olvidar que muchos de estos poligoneros son niños bien de familias adineradas. Basta ya de culpar de todo a la gente pobre. La sociedad también tiene la responsabilidad de educar. Lo que dicen los amigos y conocidos de este engendro ya lo dice todo: "parecía un chico normal". Seguro que era muy popular. El problema es que para los chicos la "incontinencia conductual" y la chulería se definen como normales. Los "bichos raros" somos los que pensamos y rehuimos la violencia.
    - Miki -

    ResponElimina
  2. Un administrador del blog ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  3. Gracias por tu comentario. Pero ni mucho menos es precipitado. Es huérfano, sí, de madre. Y padre alcohólico. Eso se llama "familia desestructurada" y según las estadísticas un descendiente de un entorno así tiene todos los números para ser delincuente. Pero, como dice anónimo, que reproduce un comentario del periódico Público, hay muchos así que no son asesinos. Y sí conozco en cambio, muchos mal criados, con dinero en el bolsillo que son potenciales delincuentes.

    ResponElimina