dimecres, 23 de setembre de 2009

Que se lo bajen ellos

Vale que el gobierno se ve indeciso y lento en tomar decisiones. Que podrían haber preparado el terreno todos (les había avisado hace muuchos años la OCDE) y haber ido limitando el maná de las obras y hacerse un país competitivo bien en turismo y restauración o bien en industria auxiliar junto con infraestructuras (transporte por ferrocarril, accesos a los polígonos industriales, formación...)

Resulta que representates de la patronal y las cajas de ahorro, que son los que más ganan, propone que los de sueldo "medio", es decir alrededor de 30.000€, sean los que tapen el agujero causado por el aumento de prestaciones por desempleo y la disminución de ingresos por IVA. Si desde los años ochenta y más con la desaparición del comunismo no hacemos más que hacerles caso y así nos va:
  • Contención salarial: Ya la tenemos pues ganamos mucho menos que los países potentes de Europa.
  • Flexibilidad para despedir: Somos los reyes del contrato temporal...
  • Privatización de servicios para reducir costes: Ja, Telefónica, Iberia...
Ahora proponen que nos bajemos el sueldo. ¡Que se lo bajen ellos!
En fin, todos los gobiernos desde 1978 han seguido "sus" indicaciones. Si las cosas no van bien no será porque no se les ha hecho caso ¿No? Pues que se bajen ellos y se vayan a cagar a la playa.

© Manel Aljama (septiembre 2009)

dilluns, 21 de setembre de 2009

Con los presos comunes

O con los internos como se dice en lenguaje “políticamente correcto”. Es una vergüenza que un individuo de la calaña de Luis Millet haya estado robando el patronato del Palau de la Música. Y eso no es lo peor, puesto que ahora la imagen de buena parte del sector queda ensuciada.

Como listillo y astuto rufián se presenta ahora que por su edad es difícil que lo manden a la cárcel y con tan sólo 5 años de delito sin prescribir. Nuestro sistema penitenciario y nuestras leyes fueron pensados para una sociedad que salía de una dictadura donde el detenido estaba condenado casi sin juicio. Muy lejos de imaginarse las bandas de extranjeros que vienen de países donde se ajustan las cuentas a tiros o para pícaros o chorizos como el tal Luís Millet.

Por eso, yo enviaría a la cárcel y con los presos comunes al asqueroso Luis Millet. ¿Podrían acompañarle todos cuantos confiaron en él y todos sus mentores, hasta el capellán de la iglesia donde seguro que comulgaba cada domingo...

divendres, 18 de setembre de 2009

De otra época (Vuelva usted mañana)

© Forges

Ayer (17 de septiembre), recibí publicidad cultural que me envía el Ayuntamiento de Sabadell y a la que estoy suscrito. Destacaba un taller literario llamado "Taller d'iniciació a tècniques de narració per a dones" (Taller de iniciación a técnicas de narración para mujeres). Sí, sólo para mujeres.

Quien lo organiza es el organismo muncipal que se llama Programa d'Igualtat Home-Dona (Programa de Igualdad Hombre-Mujer) y está financiado con fondos 100% públicos: Ajuntament, Generalitat y Diputació. Se lo cedo a mi esposa y tras leer atentamente el folleto y ver que reúne los requisitos (residir en Sabadell, mujer, etc.), se dirige a la oficina municipal para formular la inscripción.

Sorpresa mayúscula: Las incripciones son a partir del día 24 de septiembre. Lo dice el folleto aunque no lo vimos. Bien, pero ni siquiera le toman los datos, tiene que ir a esa ventanilla virtual (que es un escritorio), a partir del próximo día 24.

Si fuese una academia de idiomas en agosto cuando el curso comienza en octubre, un dentista de vacaciones o cualquier otro negocio privado, le habrían tomado los datos, porque es un cliente y porque es un servicio y la persona ha hecho el esfuerzo de venir.

¿Por qué estos funcionarios tienen que hacer servir el vuelva usted mañana? En este caso es vuelva usted el día 24 de septiembre. Como las plazas son limitadas Inês irá allí a primera hora, no sea que las amigas de la funcionaria se cuelen por teléfono a primera hora del día 24...

Y en cuanto a la discriminación positiva, ya hablaremos en otro artículo.

© Manel Aljama (septiembre 2009)

dijous, 17 de setembre de 2009

Los municipios se ahogan



Nadie hizo caso a las advertencias de la OCDE cuando todo “iba bien” y parecía que nunca se iba a acabar.

Cuando entramos en la CEE en 1986 pusimos el culo para reducir la agricultura, la ganadería y la siderurgia y la mano para recibir fondos para hacer cursillos de reciclaje y alguna que otra obra pública. El turismo iba bien y la industria la buscamos auxiliar (ensamblar y montar) nada de I+D. Servidor es consciente que los estropicios de los aprendices y contratados en prácticas eran documentación para cobrar un subvención de I+D (Investigación + Desarrollo). Es decir seguía funcionando el “que inventen ellos”.

En esa época, la mayor parte de los ingresos de los municipios eran el IAE de los comercios, bares y restaurantes. Con eso se financiaba los servicios básicos que son sus competencias: basuras, iluminación y asfaltado de calles, etc. Con la llegada de los tatcherianos del despreciable bigotes -quien sea fan de ese personajillo debería revisar la prensa y ver que lo poco que tiene que ver con los conservadores alemanes de Merkel y que a Tatcher la echó... ¡su propio partido!-, volviendo, con el bigotes se fomentó el tocho, el ladrillo y los ingresos de muchos ayuntamientos pasaron de ser IAE de consumo (bares y comercios) a licencias de obras. Si algún concejal se oponía se le regalaba un piso, una casa y/o una prima en dinero y listos. Así se recalificaban zonas de interés natural y paisajístico. El coste de estos sobornos se cargó directamente en el precio de los pisos. Además para estas obras no se usó los 2 millones de parados fijos que tiene España sino que trajimos mano de emigración más barata y dócil.

Así hemos llegado a como hemos llegado. Los ayuntamientos han dejado de ingresar por licencias de obras y hace mucho que IAE de algunos tipos de negocio no ingresan porque se modificó la ley. Además hay tantos locales cerrados...

© Manel Aljama (septiembre 2009)