dilluns, 21 de setembre de 2009

Con los presos comunes

O con los internos como se dice en lenguaje “políticamente correcto”. Es una vergüenza que un individuo de la calaña de Luis Millet haya estado robando el patronato del Palau de la Música. Y eso no es lo peor, puesto que ahora la imagen de buena parte del sector queda ensuciada.

Como listillo y astuto rufián se presenta ahora que por su edad es difícil que lo manden a la cárcel y con tan sólo 5 años de delito sin prescribir. Nuestro sistema penitenciario y nuestras leyes fueron pensados para una sociedad que salía de una dictadura donde el detenido estaba condenado casi sin juicio. Muy lejos de imaginarse las bandas de extranjeros que vienen de países donde se ajustan las cuentas a tiros o para pícaros o chorizos como el tal Luís Millet.

Por eso, yo enviaría a la cárcel y con los presos comunes al asqueroso Luis Millet. ¿Podrían acompañarle todos cuantos confiaron en él y todos sus mentores, hasta el capellán de la iglesia donde seguro que comulgaba cada domingo...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada