dijous, 17 de setembre de 2009

Los municipios se ahogan



Nadie hizo caso a las advertencias de la OCDE cuando todo “iba bien” y parecía que nunca se iba a acabar.

Cuando entramos en la CEE en 1986 pusimos el culo para reducir la agricultura, la ganadería y la siderurgia y la mano para recibir fondos para hacer cursillos de reciclaje y alguna que otra obra pública. El turismo iba bien y la industria la buscamos auxiliar (ensamblar y montar) nada de I+D. Servidor es consciente que los estropicios de los aprendices y contratados en prácticas eran documentación para cobrar un subvención de I+D (Investigación + Desarrollo). Es decir seguía funcionando el “que inventen ellos”.

En esa época, la mayor parte de los ingresos de los municipios eran el IAE de los comercios, bares y restaurantes. Con eso se financiaba los servicios básicos que son sus competencias: basuras, iluminación y asfaltado de calles, etc. Con la llegada de los tatcherianos del despreciable bigotes -quien sea fan de ese personajillo debería revisar la prensa y ver que lo poco que tiene que ver con los conservadores alemanes de Merkel y que a Tatcher la echó... ¡su propio partido!-, volviendo, con el bigotes se fomentó el tocho, el ladrillo y los ingresos de muchos ayuntamientos pasaron de ser IAE de consumo (bares y comercios) a licencias de obras. Si algún concejal se oponía se le regalaba un piso, una casa y/o una prima en dinero y listos. Así se recalificaban zonas de interés natural y paisajístico. El coste de estos sobornos se cargó directamente en el precio de los pisos. Además para estas obras no se usó los 2 millones de parados fijos que tiene España sino que trajimos mano de emigración más barata y dócil.

Así hemos llegado a como hemos llegado. Los ayuntamientos han dejado de ingresar por licencias de obras y hace mucho que IAE de algunos tipos de negocio no ingresan porque se modificó la ley. Además hay tantos locales cerrados...

© Manel Aljama (septiembre 2009)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada