diumenge, 11 d’octubre de 2009

Derechos del enfermo...

Me ha llegado por email. Ignoro si es un hecho real o una broma con fina ironía y mucho de verdad. Pero creo que merece la pena reproducirla aquí:

—Hospital Xeral de Lugo bos días.
—Si, Buenos días, quisiera hablar con alguien que me de información sobre un paciente que está internado.
—¿De qué paciente se trata?
—Se llama Antonio Comesaña Otero y está en la habitación 376.
—Un momento, le paso a enfermería.
—Buenos días, habla la enfermera Luisa Casal , ¿en qué puedo ayudarle?
—Quisiera saber las condiciones clínicas del paciente Antonio Comesaña Otero de la habitación 376, por favor.
—Un minuto que voy a localizar al médico de guardia.
—Buenos días, habla el doctor Quirós, ¿en qué puedo ayudarlo?
—Verá doctor, quisiera que me informasen sobre el estado de salud de Antonio Comesaña Otero de la habitación 376.
—A ver, un minuto que consulto la ficha del paciente.
—Bueno, gracias
—Aquí está. Veamos, hoy se alimentó bien, la presión y el pulso se mantienen estables y está respondiendo bien a la medicación por lo que mañana le retiraremos el monitor cardíaco, si continua en esta línea le daremos el alta en dos o tres días.
—¡Muchas gracias doctor, no sabe usted la buena noticia que acaba de darme! ¡Joder que alegría!
—Me alegro hombre, ¿quién es? ¿Su padre?>
—No, o, que va, yo soy Antonio Comesaña Otero y estoy llamando desde la habitación 376, lo que pasa es que aquí todo el mundo entra y sale del cuarto cuando le sale de la polla, parece que hablan entre ustedes en chino y a mí nadie me dice nada.

Editado por Manel Aljama (octubre 2009)

1 comentari:

  1. jajaja... Me voy feliz a la cama! Buenas noches y gracias por este momento de buen humor. Beso.

    ResponElimina