dissabte, 6 de febrer de 2010

A ver cuándo me echan pa ver cuánto me dan

Es curioso que tenga que ser otra vez un gobierno en principio de izquierdas el que coja la sartén (ya era hora) y acometa una reforma laboral. Antes se hizo lo mismo con los contratos temporales.  Las encuestas en este caso les deben haber golpeado en sálvese la parte.

Es cierto que los reglamentos laborales españoles son bastante rígidos y paternalistas al considerar al empresario un privilegiado y al trabajador una víctima. Evidentemente se parece bastante. Pero no es siempre así.  Hay muchas empresas pequeñas que no pueden mantenerse o no pueden crecer (contratar más gente) porque sería, en la práctica como dicen algunos abogados, peor que casarse, divorciarse y darle todo a la pareja.  Es cierto. La ley marca un mínimo: 20 días por año. Pero NO MARCA EL MAXIMO. Así en el juicio salen 40, 50, 60 y hasta más de 100 días de salario por año trabajado como indemnización por despido.

Hace ya más de 20 años, se endurecieron los requisitos para cobrar la prestación por desempleo.  Entonces, gracias a la informática, se descubrió un mayoría que trabajaba 3 meses, se iba al paro, cobraba el mes y medio (que decían “que me toca”) y volvía a trabajar en el mismo sitio. 

Ahora se sabrá cuánto hay que pagar para rescindir una relación laboral. Así nos centraremos en el trabajo y no en el título: "estoy deseando que me echen para cobrar la pasta"

No crean que soy un ultraliberal, además a mi, con el punto de vista del título, me perjudica, si me centrase en "a ver si me echan", pues llevo más de 10 años en la empresa. Nunca he pensado así. Tengo la fortuna y creo que el mérito a mi esfuerzo para no temblar (como la primera vez), si me volviesen a despedir, y, no mirar mucho la indemnización, puesto que gracias,  al no dormirme y al buen hacer,  para ese momento ya tener otro sitio, otra ventana que esté abierta. Ese es el pensamiento positivo y no otro.

© Manel Aljama (febrero 2009)

2 comentaris:

  1. Como digo, yo no estoy en ese pelotón tristemente esperanzado que lee Marca (prensa deportiva), ve televisón, y su máxima aspiración es que le toque una primitiva. Triste.
    Me echan. Peor para los que me echan. No gano 60.000 y facturo por más 600.000 como mínimo. Me incorporaré a la competencia, pasaré de 60.000 y facturaré 800.000. Entonces la relación será más justa y por supuesto no tendré que apalancarme y esperar que me echen. Ya me subirán los bonus y los extras antes de que me quiera ir yo cinco minutos antes de que me echen...

    ResponElimina
  2. Autoestima y moral se llama. Que servidor fue despedido en el 94 con una hija de poco más de 1 año y con el agua al cuello. Y encontré MUCHAS PUERTAS CERRADAS. Eso endurece.

    ResponElimina