dissabte, 15 de maig de 2010

Curiosa metáfora


En este muro de ladrillo (¡qué casualidad!), que en realidad es parte de una antigua chimenea  de vapor de las que ahora se dejan como testimonio del pasado industrial de la ciudad,  han puesto una frase que define un buen banco y un buen banquero, que no existen.   Copio el texto y dejo su traducción:

"Les qualitats d'un bon banquer són el seny, la prudència, l'ètica i el rigor"

En castellano quedaría como:

"Las cualidades de un buen banquero son la cordura, la prudencia, la ética y el rigor"
Curiosamente los banqueros y "señores del ladrillo" ahora (en el 2000 fueron  los ".com" y en el 1987,  yuppies), no han tenido precisamente ni cordura, ni prudencia, ni rigor pero nada, nada de ética.

Antes de irme: la palabra catalana "seny" es mucho más que cordura, necesita 2 sinónimos más: prudencia y sensatez juntas. En inglés con wisdom ya pasamos expediente.
 
© texto y fotografí Manel Aljama (mayo de 2010)

2 comentaris:

  1. Josep Oliu i Pich es el padre de Josep Oliu i Creus, doctor en económicas que trabajaba en Estados Unidos y es actual presidente del Banco de Sabadell (uno de los pocos que no se ha emborrachado de ladrillo).

    ResponElimina
  2. ja,ja,ja,... sí, ya lo vemos que las cualidades de nuestros banqueros son justo la sensatez, la cordura, la prudencia, la ética y el rigor... y lo siento por Joan Oliu i Pich que parece que es el autor de la frase, y quien, seguro la dijo con total convencimiento... ahora, a los banqueros del momento, sinceramente, creo que la frase les viene muy larga.

    Un besote gordísimooooooooo

    ResponElimina