dijous, 26 de maig de 2011

Nada a cambio de nada (sistema financiero)

Un anuncio documental lleno de verdades y muy ilustrativo.



(Gracias a Maica Puntero)

dissabte, 21 de maig de 2011

Las Acampadas y otros apuntes del día


Leo en la prensa, en las cartas de los lectores, una opinión pesimista que sostiene que esa protesta en las plazas de las capitales de España, es inútil y que tras las elecciones el interés caerá. Pienso que es una muestra de espíritu negativo digno de los que pierden el partido antes de empezarlo. Lo más importante de la protesta es CONCIENCIACION y lo otro, ya vendrá. Pues no se va a detener o no va a haber quien lo pare: se han sumado gentes de todas las edades y ya no son cuatro estudiantes anti-sistema.

No es como mayo del 68 en que se pedía "lo imposible" y se lanzaban adoquines a los agentes. Aquí se piden cosas justas, lógicas, tangibles y reales. La gente está cansada de votar cada 4 años y que el resto del tiempo no se les vuelva a pedir opinión. Esto tiene que acabar. Los dirigentes tienen que someterse a quien les mantiene y vota. El pueblo está en un sitio y los políticos (desde hace ya décadas) en otro. Pues organicémonos y dejémolos solitos, como cuando uno cambia de tienda o de bar.

Algo que también está obsoleto es la ley electoral que prohibe publicar encuestas (que por otro lado están dirigidas a favorecer a quien las encarga) y sondeos. Pero si no hace falta publicar nada, podemos visitar la web de un períodico extranjero y ver las encuestas en tiempo real. El día de reflexión es otra muestra de inutilidad de la ley.

Sentido Común
Leo en la prensa que peligran miles de tiendas de electrodomésticos y que "los expertos" (sic), sugieren que se dediquen más al posventa. Si es de cajón. Han renacido zapateros remendones, costureas y demás trabajos olvidados. Los electrodomésticos hace tiempo que iban a la basura en la primera avería...
Al menos una primera reparación antes de desecharlo, ayudaría a la naturaleza ¿no?

© Manel Aljama (mayo del 2011)
© Ilustración QUINO (tira de Mafalda)

diumenge, 15 de maig de 2011

La La La tuvo su tiempo

Iba a empezar este artículo sobre la participación española en Eurovisión con “no se merecía quedar en penúltima posición”.

La geopolítica no necesita ser demostrada porque ahí está: los países nórdicos se votan entre ellos, de la misma manera que las antiguas repúblicas soviéticas hacen lo mismo que Grecia, Turquía y Chipre, ser buenos vecinos, al menos en Eurovisión.

Esta vez la representación española se había esforzado a conciencia con un buen tema que me recordó en algún aspecto al “La La La”, un bonito vestido y una interpretación excepcional. Todo eso se estrelló contra la geopolítica.

¿Solamente la geopolítica? Creo que no, que hay algo más. La canción de Lucía Pérez hubiese ganado sí, pero en 1968. Y es que en el 68 no había 43 países que en su totalidad miran al mercado musical anglosajón. Creo que Massiel no hubiese ganado en estos tiempos de música en inglés cortada por el mismo patrón rítmico. Si España quiere hacer algo más en Eurovisión tendrá que renunciar a la lengua del estado y cantar en inglés. Ya no estamos en el 68 con playas, sol y muslos alegres cantando “La La La”.

© Manel Aljama (mayo 2011)